El Cruce

Diciembre 8, 9 y 10 de 2018, sur de Chile, Pucón con sus lagos, volcanes, aguas termales, es el epicentro de El Cruce de los Andes D8, 100K, Columbia.

Etapa 2, D8 en El Cruce de los Andes 100K Columbia 2018 @jikatu 181209-0051517-jikatu

Correr nunca era lo mío, hasta que a mis 30 años, el único período sabático de mi vida, viviendo en Chipre, no teniendo ni trabajo ni responsabilidades de estudio alguno decido comenzar a correr; no hacer nada de deporte con todo el tiempo disponible del mundo no tenía sentido. Voy tranqui, tan tranqui que me pongo como objetivo correr la maratón de Nueva York como autoregalo a mis 50, que cumplo finalmente a mis 51, año 2013.

ING New York City Marathon 2013, Central Park, @jikatu 131103-0010993-jikatu

No me planteo ningún otro objetivo, pero mantengo un nivel parejo todo el año pudiendo correr una 10K en cualquier momento.

Mayo 2018. ¡Ring!, mi hermano. "Jimmy, ¿qué te parece hacer El Cruce de los Andes? Son 100K en tres días. Hay que dormir en carpa, en la montaña". Pienso, ¡¿100K?! ¡Qué locura! ...a punto de decirle ni en pedo, vuelve a la carga: "Si vos vas, Sebi (su hijo) se suma".

Sudáfrica 2010. ¡Ring!, mi hermano. "Jimmy, empacá que mañana nos vamos a Sudáfrica con Sebi" ¡¿Qué?! "Si, ya te saqué pasaje y te invito. Nos vamos a ver a Uruguay, dos partidos, contra Corea del Sur y el siguiente y nos volvemos. ¿Ok? Sin hoteles, sin entradas. Lo mejor, ¿no? Cosas del dentino, nos tocó Uruguay - Ghana... y obviamente, no nos volvimos y seguimos... anécdotas para otro cuento.

World Cup 2010. The cold minded "El Loco" | "¡la va a picar, el Loco la va a picar!" | Antonin Panenka style @jikatu IMG_0598

Entonces, claro, era Sudáfrica parte 2; ¡me di cuenta que estaba frito! Me invita a El Cruce. Ta, chau, no tengo otra...

¿Cómo voy a hacerla? No me entra en la cabeza... Siempre entreno solo porque no me gusta estar atado a compromisos de horarios. Para la maratón de Nueva York seguí un libro muy interesante que se basa en un método para no corredores ideado en la Universidad de Iowa como curso curricular abierto a todo estudiante, haya corrido algo antes o no. El único examen es, terminado el plazo de sus 4 meses, correr una maratón sin importar cuanto tiempo lleva. Un gran porcentaje de los que se anotan son novatos y salvo muy contadas excepciones, todos obtienen los créditos del curso, cruzando la meta, cumpliendo los 42K.

No busco libro para El Cruce. Ya corro hace 25 años. Las memorias del entrenamiento de mi única maratón "non me piace"; había que correr mucho por semana, muchos días, muchas horas invertidas. No, no me da... Entonces decido que lo mejor es saltar de nivel. En vez de estar listo para una 10K en cualquier día del año, pasar a que sea 21K, haciendo gran parte del esfuerzo en mi club, el club Náutico de Montevideo yendo de lunes a viernes a las divertidas y fantásticas clases de funcional, seguidas de abdominales para terminar con un recuperador estiramiento; ideal para fortalecer todo el cuerpo. Complementarlo luego con carreras de calle de 21 K y algunas trail run. Así corrí tres 21 K de calle y dos trail run, más algunas corridas descalzo por la playa y varios domingos de vueltas por el Arboretum Lussich. No más de una corrida importante por semana. Así se disfruta.

Mirador Aconcagua, Arboretum Lussich, Punta del Este, Uruguay @jikatu 81028-0307-jikatu

Si esto alcanzaba o no, no tenía la menor ida. El desafío al que me empujó mi hermano era totalmente desconocido, pero me sentía confiado, intuía que lo principal era sentirme sano y fuerte más que en forma.

Sábado, diciembre 1, 2018. En cama engripado y con fiebre. Me digo: el entrenamiento ya lo hice y la última semana era para estar sin hacer mayores esfuerzos. Igual, justo ahora en cama...  pero, una semana me tiene que dar para recuperarme.

Llego a Chile el miércoles 5 y el cruce de los Andes el avión de Latam lo hace a los saltos. Se me tapan mal los oídos. Bajo en Santiago y me siento realmente mal. No se si llego...

Amanecer en Santiago de Chile, iPhone XS @jikatu Instagram

Mi gran amigo Allen, una vez me dijo: "para llegar a la meta hay una solo cosa que debes hacer: presentarte a la largada". ¡Qué gran verdad! No se de estadísticas al respecto, pero me cae que la amplísima mayoría que no llega a la meta no es porque algo le paso en el recorrido, sino que por h o por b, se bajaron antes de darse la chance.

Mi primer 10K no llegué a la meta, me engripé antes y no pude largar. Creo que fue por el estrés que me generó estar a poco tiempo de mi primer desafío como corredor.  Es un tema de cabeza, de allí en más su consejo fue mi guía; no importa lo que me pase, me voy a presentar siempre. Nunca más falle y ya perdí la cuenta de cuantas veces usé su consejo. El Cruce no fue la excepción.

Jueves 6 de diciembre. Ya estoy mejor, viernes mejor aún... sábado largo El Cruce con aún algo de tos; mas en la altura de la montaña, con el aire puro a más no poder, una infusión de salud recorre mi cuerpo finalmente curado.

Volcán Quetrupillan - El Cruce de los Andes 100K Columbia 2018 @jikatu 181208-0051160-jikatu

El Cruce es una experiencia transformadora. Uno está rodeado de tanta belleza panorámica que todo sufrimiento está encapsulado en alegría. Son dos polos que se juntan en una sola sensación, nueva, inédita, que marca. Y en mi caso, desconectado del mundo, sin noticias de Trump para intentar comprender, sin los problemas cotidianos a resolver, sin redes sociales, El Cruce es también un Clean mental renovador.

Volcán Villarrica, Pucón, Chile @jikatu 181207-4004-jikatu

Cada día uno da lo máximo y llega a lo que tenga que llegar ya que el límite no lo marca uno, lo marca la meta. No podría haber corrido una cuadra más, mas si a la meta le hubieran añadido una cuadra, una cuadra más hubiera cumplido. Suena extraño, pero es así.

Mi hermano Danny dándome un masaje de espalda luego del primer día, ¡me dejó como nuevo! No sabía de su talento ;-)

¿Cómo es que si uno casi no se puede mover al llegar a la meta, va a repetir un esfuerzo similar al día siguiente? No sabía la respuesta hasta que llegó el día siguiente. ¿Y que me pasó? Me sentí renovado, listo para hacerlo de nuevo. ¿Quién lo iba a decir? No sé... al menos yo no. Al día tres, nuevamente lo mismo. Un cuarto día no podría haberlo hecho, sin embargo estoy seguro que si, de haber existido.

El Cruce en su versión amateur es para cualquiera ya acostumbrado a hacer deporte en forma frecuente aún si el desafío le suena imposible. Un porcentaje se corre, mas mucho se camina, como las subidas y bajadas empinadas.

El Cruce de los Andes 100K Columbia 2018 @jikatu 181208-0050995-jikatu

Cumplir la meta finalmente empequeñece en algo el desafío cumplido. Ya no es más inalcanzable. Se asimila,  se hace parte de uno, parte de nuestro universo de lo posible.  Sos  luego otra persona, más fuerte, más completa, más agradecida de la vida.

El Cruce no es una experiencia más, ya que nadie luego de El Cruce es el mismo.

Vayan, solo hay que estar allí frente al arco el día de su largada y será tal si estuvieran en la llegada. Que la verán, la verán.

El Cruce de los Andes 100K Columbia 2018 @jikatu 181209-0051523-jikatu



El Cruce de los Andes 100K Columbia 2018 @jikatu 181208-0051076-jikatu

Más fotos en mi cuenta de flickr y consejos prácticos para futuros participantes en el siguiente post.
También El Cruce se disfruta en otros aspectos como muestra este vídeo caserito. Por último un vídeo profesional producido por los organizadores del primer día del grupo D8 lo encontrarán aquí.